domingo, 7 de enero de 2018

¿Qué es un Master MBA?

El significado de las siglas MBA puede resultar desconocido para aquellos que conocen poco o nada del mundo de los negocios. Las siglas MBA significan “Master of Business Administration” lo que en español vendría siendo una Maestría o Postgrado en Administración de Empresas.

¿Para qué sirve un MBA?
Su finalidad es forjar en los participantes capacidades o habilidades directivas para administrar una empresa, brindándoles conocimientos desde diversas áreas: marketing, economía, finanzas, gestión empresarial, publicidad, comunicación… para que de este modo puedan desarrollar una visión global y competitiva del negocio.
Realizar un máster MBA (si ya trabajas en una empresa) puede ofrecerte la oportunidad de ascender en tu trabajo colocándote en un puesto de mayor responsabilidad y por tanto, mayor remuneración. Sin embargo, este máster no sólo está dirigido a profesionales ya acostumbrados al mundo de los negocios, puede ser bastante ventajoso para emprendedores que quieren empezar su propia empresa o negocio. 



¿A quién está dirigido?
Un Máster en MBA lo puede realizar cualquier profesional sin importar si se es economista, abogado o diseñador gráfico. Sólo hay que tener en cuenta que el grado universitario (tener un título en alguna carrera o profesión) es un requisito indispensable para realizar un máster. También se exige contar con al menos tres años de experiencia laboral en su profesión. 

Tipos de máster MBA
Existen cinco tipos de máster MBA:
MBA a tiempo completo (o full-time): Es el más tradicional, está dirigido a personas que han terminado su primer grado universitario. Tiene una duración de un año y como su nombre lo indica, es a tiempo completo. Para acceder a este programa debes pasar una prueba de admisión llamada GMAT y tener tres años de experiencia laboral.
MBA a tiempo parcial (o part-time): Ideal para aquellas personas que trabajan o tienen hijos y no disponen del tiempo suficiente para realizar un master de tiempo completo. Los requisitos para acceder son los mismos que el primero pero se diferencia en que tiene una duración de dos años y también posee un costo menor.
MBA ejecutivo (o executive MBA): Es un master a tiempo parcial, pero, como requisito será necesario que el participante tenga más de 5 años de experiencia laboral y 3 años en un puesto de responsabilidad. Por lo general, son las mismas empresas quienes financian este programa a uno o varios trabajadores para ascenderlos a un puesto de mayor exigencia.
MBA especialista (o specialist MBA): Está enfocado en una especialidad, bien sea Finanzas, consultoría, dirección comercial y Marketing, Publicidad, Comunicación, entre otros.
MBA en línea o E-MBA: En este caso, el máster se hace a través de internet. Este programa es bastante atractivo porque permite a los alumnos realizar otras actividades de su vida cotidiana mientras cursan sus estudios desde casa.
MBA Internacional (o International MBA): En este programa participan alumnos de diferentes países y, debido a ello, se imparte en inglés. Con él puedes aprender de otras culturas y también conocer cómo funcionan los negocios en otros países.

Ventajas ser Máster MBA

El MBA o Maestría en Administración de Negocios, es uno de los programas de postgrado más demandados a nivel internacional. Existen distintos tipos de Máster MBA, cada uno con características y requisitos propios. De eso y otras cosas ya hablamos en este artículo sobre Qué es un Máster MBA.
Hacer un MBA suele tener un costo bastante alto; pero, ¿vale la pena invertir en él? Veamos a continuación cuáles son las ventajas de ser un Master MBA:



1.     Mejores Oportunidades de Empleo
Tener un MBA te hará formar parte de una élite de profesionales con un perfil altamente cualificado; esto te garantizará mejores ofertas de empleo o un puesto de trabajo en áreas de mayor jerarquía. También obtienes mayores ingresos, lo cual es un buen incentivo.
Se sabe que más del 70 por ciento de los graduados con un MBA son parte de los consejeros y directivas de muchas empresas de renombre. Las estadísticas han demostrado que un MBA ayuda a los empleados a avanzar en su carrera profesional, obtener mejores ofertas de trabajo y por tanto, registrar mayores ingresos.

2.     Actualizar Conocimientos
Los negocios, al igual que la tecnología o la medicina, evolucionan y está en constante cambio.
Si ya tienes tiempo en el mundo de los negocios y llevas años trabajando en una empresa, la obtención de nuevos conocimientos en tu área te permitirá avanzar en tu profesión, generándote la posibilidad de un ascenso, mejores condiciones laborales, nuevas ofertas de trabajo y un mejor salario.
Las nuevas estrategias y habilidades que adquieras en un MBA, te abrirá muchas puertas.

3.     Especialización en un Área Específica
Hoy en día los MBA están más especializados, los estudios pueden estar orientados al sector jurídico, recursos humanos, sanidad, consultoría… siendo consultoría, finanzas, Marketing (y actualmente también Marketing Digital) y bienes de consumo algunas de las especializaciones más valorados por las empresas.  

4.     Una Oportunidad para Emprendedores
Aunque para emprender y montar tu propia empresa o negocio, no es necesario que tengas un MBA (muchos han sido los emprendedores exitosos que han puesto en marcha su negocio sin tener si quiera, titulación) hacer uno puede aventajarte puesto que adquirirás habilidades directivas y estrategias de mercado.
Estudiar un MBA también te capacita para la resolución de problemas, pues, a diferencia de otros Máster, el Máster MBA pone mucho énfasis en llevar la teoría a la práctica. Esto te preparará para enfrentar el mundo real de los negocios y estar preparado para hacer frente a situaciones o problemas que surjan en tu empresa, teniendo la capacidad de solventarlos eficazmente.

5.     Nuevos Contactos o Networking
¿Alguna vez has oído la frase que dice que no importa cuánto dinero ganas o qué haces sino a quien conoces? Bueno, es bastante acertada. Dentro del MBA conocerás y trabajarás con gente que podrían ser tus compañeros de trabajo o futuros empresarios. Tus profesores también pueden ser empresarios o profesionales de alto nivel, hacer buenas conexiones con la gente adecuada puede abrirte camino a nuevas oportunidades.

martes, 17 de octubre de 2017

Cómo elegir el MBA adecuado

Cómo elegir el MBA adecuado

En la London Business School recomiendan mirar dónde cursaron los directivos de la industria de interés

En la Universidad George Mason afirman que el precio no debe ser un impedimento si el programa es el adecuado


 

Un MBA (Master in Business Administration) exige tiempo, esfuerzo y dinero. Es una gran inversión que, como cualquier otra, puede ser muy redituable o acabar por ser ruinosa. Los factores que determinan el resultado son muchos, pero uno de los más importantes influye desde mucho antes del inicio de las clases: la elección de la escuela de negocios y el curso adecuado. El trabajo de analizar con detenimiento las páginas web de cada institución es un paso inevitable, pero los consejos de algunos expertos y alumnos pueden facilitar la travesía en ese mar de información y alternativas casi infinitas.
Una inquietud inicial está relacionada con uno de los recursos más escasos de los profesionales de hoy en día: el tiempo. ¿Cuál es el mejor momento para hacer el MBA? ¿Conviene uno de dedicación exclusiva o parcial?. Ángel Cabrera, presidente de la Universidad George Mason de Virginia (Estados Unidos), explica que, en el caso del modelo tradicional de MBA a tiempo completo, es conveniente esperar como mínimo dos años después de terminar la carrera de grado y utilizar ese periodo para tener una experiencia real en alguna empresa. “De ese modo, el proceso de aprendizaje es más intenso, ya que podemos poner el contenido en el contexto de práctica real”.

IE Business School es una de las escuelas de negocios de España con mejor reputación a nivel mundial. Ocupa el puesto 11º en el ranking que elabora el periódico británico Financial Times y su Global Executive MBA es el segundo mejor del mundo en la categoría de programas para ejecutivos, según la evaluación del semanario The Economist, también británico. El director de Admisiones de la institución, Julian Trigo, explica que, en los MBA tradicionales, el curso de tiempo completo y el de dedicación parcial no difieren en cuanto a contenidos, profesorado y diversidad de los compañeros. “La decisión se basa fundamentalmente en si dejo de trabajar o continúo”. Pero señala también una diferencia. “Un MBA full-time puede permitir reorientarse profesionalmente más rápido al final del programa”. Trigo explica que, durante el periodo en que dejan su empleo, muchos alumnos se plantean un cambio de sector o de función laboral. “Ese cambio suele no ser tan inmediato si cursas el programa al estar trabajando”.
El executive MBA es un curso más adecuado para ejecutivos con mucha experiencia y permite compatibilizar las clases con el ejercicio profesional. Es una alternativa interesante, apunta el presidente de la universidad George Mason, ya que permite la aplicación en tiempo real de lo que se aprende. “También ayuda a generar una red de contactos con individuos con gran experiencia en otras industrias”.
José Ramón Pin es profesor de la escuela de negocios IESE, la séptima mejor del mundo según la evaluación del Financial Times. El docente afirma que quienes optan por el programa para ejecutivos suelen ser profesionales de más de 35 años que buscan actualizar sus conocimientos y compartir experiencias laborales interesantes sin dejar su actividad. Pero tanto el programa tradicional como el executive demandan un gran esfuerzo. Por ello, su recomendación es cursarlos cuando se den “las mejores circunstancias personales y profesionales”.
A los que saben con bastante precisión en dónde quieren trabajar al terminar el curso, el director de Admisiones de la London Business School (LBS), Oliver Ashby, recomienda mirar dónde han realizado su MBA los directivos de la empresa o industria de interés. Otro de sus consejos es entrar en contacto con alumnos y graduados de los distintos cursos.
El presidente de la Universidad George Mason también cree que hay que elegir con la vista puesta en el objetivo final. “Cada uno ha de preguntarse qué carrera querría tener. Cada escuela es fuerte en unas cosas, tiene una presencia física en una determinada región y ofrece una red social determinada”. Cabrera señala que un estudiante americano interesado en Europa, por ejemplo, se beneficiará más estudiando en Insead (Francia) o en IE Business School que en la Universidad de Harvard (Massachusetts, Estados Unidos), a pesar de que esta última encabeza el ranking mencionado anteriormente. “Un estudiante interesado en el marketing debería considerar Kellog [School of Management, de Illinois, Estados Unidos] y quien se incline por el comercio, Thunderbird [School of Management, de Arizona, Estados Unidos]”. Para una carrera en el campo de las tecnologías de la información, en cambio, recomienda prestar más atención a las escuelas de negocios de California, cercanas a Silicon Valley, el epicentro mundial de la innovación tecnológica.
Ashby afirma que los rankings son útiles para comparar, entre otras cosas, la diversidad de los estudiantes, el nivel salarial de los graduados y la calidad del profesorado. Pero matiza que no pueden medir algunos elementos “intangibles” que son cruciales. “Es muy recomendable visitar el campus y sentir la atmósfera del lugar para evaluar si uno estaría a gusto allí”. Otro aspecto clave es la ubicación de la escuela. “En la LBS, estar a 15 minutos de Londres ayuda a encontrar una buena empresa para realizar las prácticas y facilita el networking”.
Ceibs es, según el mencionado diario británico, la segunda mejor escuela de negocios de Asia y cuenta con campus en Shanghai, Pekín y Shénzhen. Alex Dai, alumno chino de su MBA, afirma que el factor geográfico fue crucial para elegir esta institución. “Tiene un profundo conocimiento del mundo empresarial chino y los mejores contactos”.
Cabrera afirma que el alto precio de un MBA no debe considerarse un impedimento si el programa es el adecuado. “Hay que buscar y escoger bien. Si la elección es la correcta, siempre hay formas de financiar el curso, y los resultados justificarán la inversión”.






La alternativa 2.0 del Isdi


Para los que quieren un master en gestión empresarial pero con énfasis en un campo específico, el Instituto Superior para el Desarrollo de Internet (ISDI) ofrece un curso dedicado de manera exclusiva al negocio digital. Dura nueve meses e incluye la opción de cursar 50 horas en la universidad de Harvard (Estados Unidos) al final del programa.
El Master en Internet Business (MIB) es un programa ideal para tres tipos de personas, explica el consejero delegado del ISDI, Ignacio de Pinedo. En primer lugar, para quienes quieren volverse imprescindibles por sus conocimientos en un área cada vez más fundamental para cualquier compañía. También es adecuado para los que están en el paro o descontentos con su puesto de trabajo y quieren dar un salto al sector digital. Por último, Pinedo lo recomienda a los emprendedores que están pensando en montar su propio negocio en internet.

fuente: https://cincodias.elpais.com/cincodias/2013/08/09/economia/1376072462_990668.html

Consejos para elegir un máster o MBA

Llega el momento de decidir qué hacer. Con el grado ya culminado y el futuro laboral a la vuelta de la esquina, lo habitual en España es que el 40% de los graduados universitarios se coloque en su primer trabajo nada más terminar la carrera y el 60% restante opte por seguir estudiando para ganar empleabilidad con una especialización. Como los tiempos no acompañan al mercado laboral y la incorporación a él resulta costosa, ampliar la formación es el trampolín para conseguirlo. La oferta de másteres cada vez es más extensa, por eso hemos recurrido a los expertos consejos de ocho directores de escuelas de negocios y del área de posgrado de varias universidades con el objetivo de que ayuden al alumno en la ardua tarea de escoger el programa que mejor se adapte a sus necesidades. Estos son los pasos que recomiendan dar:
Qué quiero hacer
Es la primera pregunta que debe hacerse un estudiante para elegir un máster y ha de contestarla en función de dos criterios: las salidas profesionales deseadas y sus fortalezas individuales, indica Santiago Íñiguez, director general de IE Business School y decano de IE University. “Porque hay gente que se empeña en trabajar en el sector financiero sin tener capacidad analítica, que es clave, o en asuntos sociales cuando su grado de empatía es cero. El ‘conócete a ti mismo’ de Sócrates es fundamental para enfocar el futuro”, continúa.
Optar por especialización o complementariedad
Una vez determinados los puntos fuertes del estudiante y el trabajo al que quiere dedicarse, seleccionar el título del posgrado a cursar no será tan complicado, dado que ya han realizado una carrera y que sus intereses estarán relacionados con ella en la mayoría de los casos, con lo que la disyuntiva se planteará entre la especialización o la complementariedad. “Al tratarse de una formación especializada, hay que saber con qué objetivo se cursa, si para complementar la carrera o para profundizar en ella”, explica Gaspar Rosselló, vicerrector de la Universidad Autónoma de Barcelona, que aconseja: “Si la idea es trabajar en investigación, lo mejor será ahondar en los estudios anteriores, pero si es dedicarse a la industria, una formación más transversal en otros ámbitos que no haya cubierto el grado sería más oportuna”.
Dónde cursarlo
Ahora hay que elegir la institución en dónde realizarlo. Una ardua tarea. El catálogo de posgrados en España supera los 3.000 y el número de instituciones rebasa el millar. Pero puede que los intereses del alumno estén fuera de nuestras fronteras, algo que cada día es más frecuente aunque, en realidad, todavía es minoritario el número de jóvenes que se va al extranjero, entre otras cosas, porque faltan mecanismos de financiación al estudio vía créditos, que sólo están en manos del sector privado, se queja Íñiguez. Sin embargo, al 62% de los estudiantes consultados en las encuestas del Círculo de Formación les gustaría realizar su posgrado en otros países.
En busca de prestigio
Para seleccionar la Universidad o escuela de posgrado más apropiada para nuestros propósitos es fundamental indagar sobre la reputación y el prestigio de los centros en nuestra área de interés. Probablemente, el consejo más compartido por los ocho expertos en educación consultados. Los rankings que miden a las escuelas de negocios mundiales pueden ser una buena guía que, en el caso de las universidades, resulta más compleja, ya que estos listados no suelen estar tan pormenorizados (por tipo de posgrado) y los centros españoles no salen tan bien parados en ellos como los otros.
Si no hay rankings, lo ideal es preguntar a antiguos alumnos del máster elegido y a las empresas en que previsiblemente podría trabajar el estudiante tras cursarlo sobre el grado de empleabilidad que ofrece, las salidas profesionales. Naturalmente, después de haber solicitado información a los centros educativos y saber qué empresas están relacionadas con ellos o con sus profesores. Rosselló advierte de que no hay que fiarse únicamente del marketing del centro de estudios en cuestión, sino recabar mucha información.
El poder del claustro
La calidad de los docentes es un aspecto capital a la hora de elegir un buen máster y una prueba de fuego para medir el prestigio de las instituciones. Los ocho especialistas consultados aconsejan prestar especial atención al claustro que impartirá el posgrado elegido. Y también al impacto que estos profesores tienen en la sociedad, indica Jordi Canals, director general de IESE Business School, algo que viene determinado por sus publicaciones y el renombre de que gozan en su área de conocimiento.
El programa importa
Como la oferta abunda y es muy habitual que responda a las modas del momento, estudiar el contenido de los programas que sustanciarán el máster es algo que no se debe pasar por alto, no solo para comprobar que responde a nuestros intereses sino también para valorar la profundidad de los contenidos y que no se repitan los adquiridos durante el grado.
“El contenido del máster y la metodología con que se imparte son cada vez más valorados. El nivel de practicidad de las enseñanzas, que tienen que transformar las aulas en espacios de debate y análisis de problemas reales; la inclusión de la tecnología como sustituta o complemento de lo que antes se hacía en las clases, por ejemplo, ganan peso entre los requerimientos de los estudiantes para estudiar un máster”, explica Eugenia Bieto, directora general de ESADE. Y no sólo eso. Luc Theis, director general de Deusto Business School, es partidario de indagar sobre los valores que transmite la institución con su docencia y el trato que ofrece al alumno.
Sin prácticas no hay nada que hablar
“Todos los estudiantes piden prácticas a un máster. Es muy importante. Por eso, más allá del prestigio y el precio, hay que hacer una comparativa exhaustiva sobre los programas que responden a nuestros intereses y no limitarse a las recomendaciones de los amigos o familiares”, sostiene Daniel Serra, decano de UPF Barcelona School of Management y profesor de la Universidad Pompeu Fabra, a la que pertenece esta joven escuela de negocios. “La cercanía del programa al mundo real es fundamental a la hora de realizar la elección. Si las prácticas son obligatorias, si el trabajo de fin de máster es pragmático o académico”, incide Luc Theis.
La magia de la empleabilidad
Es la palabra mágica, el desiderátum de todo estudiante de posgrado, que debe asegurarse de que el máster que va a realizar realmente sirve a sus intereses: conseguir un currículo que las empresas quieran fichar inmediatamente. Universidades y escuelas de posgrado ofrecen con sus programas una mejora de las posibilidades de encontrar trabajo e incluso prometen un empleo seguro que no siempre se concreta. Por eso, hay que pedir referencias sobre las salidas profesionales del máster a las empresas que habitualmente contratan a los estudiantes de esa especialidad y a los antiguos alumnos del centro que barajamos. Las redes sociales ganan fuerza para buscar este tipo de información, según Bieto.
A vueltas con el precio
El coste del posgrado es uno de los criterios que, generalmente, decanta a los estudiantes por un centro público o uno privado, sostiene el vicerrector de la Universidad Autónoma de Barcelona. “En unos años, cuando todos los másteres estén acreditados, sabremos valorar sus resultados y esa será la forma de elegir. Mientras no tengamos esas guías, el precio ha de ser un aspecto a tener en cuenta”, dice Rosselló.
Desde luego, el abanico es tan amplio como los títulos. Entre unos 3.000 y 90.000 euros. Eso es lo que vale un posgrado en el mercado español. Pública o privada, las instituciones ofrecen becas, que en el caso de las escuelas de negocios más prestigiosas han sido las que han permitido llenar sus aulas en los años de crisis. A tener en cuenta que, tal y como ha ocurrido en Estados Unidos, el precio de los másteres tenderá a subir, dado que las instituciones públicas tenderán a utilizarlo como mecanismo de financiación, sostiene Santiago Íñiguez.
En inglés, por supuesto
No ofrece lugar a dudas. “Es primordial que la formación de posgrado sea en inglés. Es el idioma del trabajo y el que se va a reclamar en el mercado laboral irremediablemente”, afirma Daniel Serra. Además, al estudiar en la lengua de Shakespeare, el alumno se expondrá a la multiculturalidad, pues habrá estudiantes de otras nacionalidades, y esto es un valor con vistas al futuro laboral, explica el decano de la escuela de negocios de la Universidad Pompeu Fabra.
Con tecnología incorporada
Los programas netamente presenciales están en decadencia. Las tecnologías han entrado en las aulas y se están imponiendo los formatos denominados blended (mezcla de presencial y online), así como los cursos masivos abiertos (MOOC). Tanto es así que, por ejemplo, IE Business School está intentando que sus clases online sean prácticamente iguales que las presenciales gracias a la accesibilidad a los contenidos de los másteres desde cualquier dispositivo y a la conexión a las clases vía teléfono móvil.
Sólo profesionales
Cuando uno está trabajando, haga muchos años o pocos, los criterios para seleccionar el máster que mejor se ajusta a las necesidades del profesional varían respecto a las de los recién graduados. Claro que, normalmente, a mayor experiencia, menores dudas. Prestigio y precio continúan a la cabeza entre los requisitos para la elección. Pero cobra relevancia el que el programa se pueda simultanear con el empleo. Según el director general de Deusto Business School, existen muchos másteres que se cursan por fases o bloques y se pueden acometer mientras se trabaja y, además, con un desembolso inferior.
“Así se sigue con la carrera profesional y se corren menos riesgos”, asegura. Para quienes se plantean optar por un Master in Business Administration (MBA), Theis advierte que aquí el criterio fundamental es evaluar el coste y el retorno de la inversión en el futuro. A su juicio, en caso de que sea muy elevado, será preferible decantarse por un Executive MBA a tiempo parcial y más económico. Un consejo para los profesionales de trayectorias algo más largas y para quienes el título ya no resulta tan importante. Precisamente estos ejecutivos son los que tienen que sopesar la calidad delnetworking a que da acceso la institución formativa, un aspecto de vital importancia.





ISABEL GUTIÉRREZ (Vicerrectora de Estudios de la Universidad Carlos III)

Entornos globales y cambiantes
“Especialización, orientación internacional y vinculación con el sector empresarial son tres aspectos centrales en la formación de posgrado. Nuestros estudiantes van a tener que enfrentarse a un entorno profesional globalizado y en continua transformación y van a tener que hacerlo de manera innovadora y creativa. La formación de posgrado debe alentar también estas actitudes”.



GASPAR ROSSELLÓ (Vicerrector de Política Académica de la Universidad de Barcelona)

Cuidado con las modas
“Las modas se pasan y, en cuestión de formación, atenderlas puede ser un riesgo precisamente por ello. La educación es un valor para toda la vida. Actualmente, en el área de ciencias, están en boga los posgrados relacionados con las energías renovables, la inmunología, la biodiversidad, las ciencias del mar y la oceanografía”.



SANTIAGO ÍÑIGUEZ (Director general de IE Business School)

El trabajo depende de ti
“La empleabilidad empieza por ti mismo. Desde luego, es el criterio fundamental para seleccionar un máster. Pero el alumno tiene que cambiar el chip y asumir que depende de sí mismo, más allá de lo que el servicio de carreras de las escuelas ofrezcan; ha de ser proactivo tanto en el aula como a la hora de buscar trabajo o quedarse en la empresa tras finalizar el periodo de prácticas”.



EUGENIA BIETO (Directora general de ESADE)

Estudia en inglés y con extranjeros
“Cada vez se valora más la multiculturalidad en las aulas, que los alumnos procedan de distintos países. La diversidad enriquece el aprendizaje y por eso hay que buscarla. Cursar el máster en inglés, que es lo más recomendable dado que es el idioma con el que se va a encontrar el alumno en el trabajo en el 70% de los casos, es un claro indicativo de que la diversidad es real”.



DANIEL SERRA (Decano de UPF Barcelona School of Management)

No repitas universidad
“No se debe pensar que si uno no tiene un máster no es nadie, aunque muchos empleadores y estudiantes se empeñen en hacerlo. Es consecuencia de la crisis, que ha generado una sobrecualificación muy importante. En cualquier caso, si se decide cursar un posgrado, lo mejor es no estudiarlo en la misma universidad donde se ha realizado el grado para no tener los mismos profesores”.



JESÚS BESCÓS (Vicerrector de Posgrado de la Universidad Autónoma de Madrid)

Mide la satisfacción de los colegas
“Busque un máster en el ámbito en que realmente le gustaría desarrollar su carrera profesional. Una vez localizado, valore el nivel de satisfacción de sus egresados y sopese en los rankings internacionales el prestigio de la Universidad que oferta el título, un factor que va adquiriendo cada vez mayor relevancia en el mercado laboral global”.



JORDI CANALS (Director general de IESE)

Busca desarrollo a largo plazo
“A la hora de cursar un máster no solo hay que pensar en la mejora del empleo o del salario que nos proporcionará inmediatamente después. Debemos pensar en el largo plazo, en que esa formación servirá para desarrollar las capacidades personales necesarias para afrontar el futuro profesional con éxito. Por ello, hay que recurrir a las instituciones que garanticen este desarrollo”.



LUC THEIS (Director general de Deusto Business School)

Cuando se quiere inspiración
“En el caso de los directivos, la red de contactos es un aspecto fundamental a tener en cuenta para seleccionar el programa a cursar. El prestigio, la visión del centro y de la gente que trabaja en él para que te pueda inspirar son los criterios clave a considerar cuando lo que se busca es rigor académico y, normalmente, el precio pierde importancia”.
Por si estas pautas no han servido para salir de dudas y tomar la decisión, valga una estadística: la del estudio MBA City Monitor de ESADE, recién salido del horno. Según sus conclusiones, los cinco primeros aspectos de que se valen los estudiantes para seleccionar un máster son: la reputación de la escuela, el contenido y metodología del programa, la calidad del profesorado, la ubicación del centro y el servicio de carreras profesionales.

fuente: https://elpais.com/economia/2015/09/14/actualidad/1442256610_114457.html

lunes, 19 de septiembre de 2016

Los MBA más rentables del mundo para los estudiantes

Realizar un MBA es la llave que abre las puertas de acceso a determinados puestos, sobre todo directivos, a los que de otra forma sería imposible llegar. Puestos acompañados de poder y toma de decisiones, pero también de importantes sueldos.
sí, uno de los aspectos a tener en cuenta a la hora de apostar por un programa de este tipo es el retorno de la inversión que se puede lograr. En este sentido, una de las ventajas de estos MBA, es que permiten aumentar la red de contactos, claves para acceder a los mejores puestos y los con mayor remuneración
Para ayudar a los interesados en realizar un MBA a elegir la mejor opción, en Emolument han analizado cuánto ganan los que hayan terminado este tipo de formación hace entre tres y cinco años. Para ello, han estudiado los ingresos de 1.020 asalariados de graduados entre 2011 y 2013.
A partir de estos datos, los expertos han calculado cuáles son las escuelas con mayor retorno de inversión (ROI), medido en los euros que recibe el titulado cada año por cada euro invertido, a partir del primer año trabajado.
La mejor posicionada, con diferencia, es la escuela de negocios de Chicago Booth, con un master que cuesta 60.000 euros, pero cuyo retorno es inversión es de 2,3 euros por cada euro invertido tras un año trabajando.

LEE LA NOTICIA COMPLETA EN: http://www.eleconomista.es/empleo/noticias/7827541/09/16/Los-MBA-mas-rentables-del-mundo-para-los-estudiantes.html

miércoles, 24 de febrero de 2016

miércoles, 25 de marzo de 2015

MBA blogspot.com.es

MBA blogspot.com.es

Blog dedicado a la información referente a Masters, formación y MBA